Susurros lejanos.

La fuente es el lugar donde todos los acontecimientos de la Marca son comentados. (Foro "on-rol" del servidor)

Moderadores: DMs de tramas, DMs

Responder
--Talos--
DM
DM
Mensajes: 5395
Registrado: Sab Mar 12, 2011 6:34 pm
Ubicación: Ojeando desde el cielo tormentoso

Susurros lejanos.

Mensaje por --Talos-- »

Sentíos libres de tomar asiento, amigos.
La historia que os ofrezco está llena de tesoros, aventura, peligro y maldiciones. Todo un lujo, ¿no os parece?
Ponme otra cerveza para refrescarme la garganta primero, muchacha. Todo se narra mejor con una cerveza fría en la garganta.
Dicen las leyendas que hace mucho, había un gran rey. O un gran mago. Eso cambia depende de que noche lo escuches, como casi todo.
Lo importante es que ese tipo, como a todos nos pasa, murió.
Pero era jodidamente rico, ¿sabéis? Oro, gemas, pergaminos y objetos que colmarían las necesidades de unas tres o cuatro vidas completas

La cosa es que también estaba algo mal de la cabeza. Ordenó a sus súbditos, horas antes de morir, que le subiesen a él y sus tesoros en una especie de cosa que volaba, al parecer.
Y que el viento le guiase hasta donde encontrar su último lugar de reposo. ¡vaya locura!
Hay cien historias sobre muertos que buscaron el lugar. Otros que perjuran haberlo encontrado.
Sin embargo nadie, en ninguna historia, se jacta de haber obtenido nada de ese fabuloso tesoro.
¿Vosotros qué opináis? ¿merece la pena buscarlo? ¡Por Lurue! Yo mismo me pienso en ocasiones partir en su busca.
Dicen que en lo profundo del Rauvin hay un viejo ermitaño que entre sus locuras posee un mapa o algo así.
Apuremos la cerveza y partamos juntos mañana.
¿Qué podría salir mal? Volvemos ricos o gastamos el tiempo en los caminos
Y de los cielos surgiran rayos que iluminaran hasta la más oscura sombra... y los truenos acallaran los gritos de panico y dolor.
Imagen
--Talos--
DM
DM
Mensajes: 5395
Registrado: Sab Mar 12, 2011 6:34 pm
Ubicación: Ojeando desde el cielo tormentoso

Re: Susurros lejanos.

Mensaje por --Talos-- »

En una noche.
Una traducción.
Un retorno a casa.
Sangre en la noche.

El Curandero expiró su último aliento mientras veía como la figura limpiaba las hojas de su sangre y se encaminaba hacia...

1.
La Guardia de Nevesmortas cierra su Cuartel en la noche y se establece una batida por la ciudad a altas horas de la noche.
¿Qué ha sucedido? Es algo que la Guardia ... parece guardarse.

2.
Escuchó el chasquido de la puerta y se acarició el lóbulo.
Sabia que tenía poco tiempo y no entendía el "orden" de esa biblioteca.
Ahora infinidad de carpetas yacían desparramadas por el suelo, como las hojas que contenían.
Recitó la letanía del pergamino y conforme el Portal se abría... se introdujo por él.
3.
El Arcano se entretenía lanzando y moldeando la Urdimbre.
Un lugar perfecto y con un arcano mono haciendo sus pruebas.
Sacó la gema y observó el interior, concentrándose por un largo minuto en lo que los matices brillantes daban a ver.
Sonrió y la guardó dirigiéndose a la salida de la Arena tras el arcano.
Al menos sabía a quien buscar.
Y oh... quiere la fortuna que conforme se dirigía a la salida de la ciudadela de Sundabar, vio de reojo aparecer un portal...

Jugueteó alrededor de ella, con el sigilo de una gata.
Lamentablemente la fortuna no dura siempre y la mujer se apoyó en el portalón de salida.
Y para colmo el arcano se puso nervioso y recitó un conjuro que hizo que le brillasen los ojos, mirándola directamente. Mientras la mujer dejaba su apoyo y se abalanzaba hacia donde ella estaba.

Pero.
¿Quién iba a dudar de una cándida sonrisa y una excusa perfecta?
Una charla, una explicación, un "tropezón", un flirteo con el arcano y salió de allí con lo que había ido a buscar.

¿O tal vez no?
Y de los cielos surgiran rayos que iluminaran hasta la más oscura sombra... y los truenos acallaran los gritos de panico y dolor.
Imagen
--Talos--
DM
DM
Mensajes: 5395
Registrado: Sab Mar 12, 2011 6:34 pm
Ubicación: Ojeando desde el cielo tormentoso

Re: Susurros lejanos.

Mensaje por --Talos-- »

Días atrás.

Regresó sobre sus pasos dejando atrás al último de los grupos.
Había visto a muchos. Algunos le habían atacado. Otros le habían escuchado. Ninguno le había hecho caso.

- Lo que el bossque abraza. En el bossque debe permanecer. - repitió para si mientras se internaba en la espesura.
Y de los cielos surgiran rayos que iluminaran hasta la más oscura sombra... y los truenos acallaran los gritos de panico y dolor.
Imagen
bott17
Tejón Convocado
Tejón Convocado
Mensajes: 30
Registrado: Lun Nov 26, 2018 12:17 pm

Re: Susurros lejanos.

Mensaje por bott17 »

Se agacho para inspeccionar el cadaver. Dos puñaladas parecían haber sido las causantes de la muerte, simple pero efectivo. El cuerpo no parecía tener nada de valor, e incluso su bastón yacía roto junto a él. ¿Por qué romper un simple bastón? Pensó mientras alargaba su mano para cogerlo.

-Hueco Dijo para si misma. Eso debía explicar el por qué de arriesgarse a matar a alguien en medio de la villa.

Siguió el rastro de sangre hasta llegar a la dichosa academia de magia. No se lo pensó demasiado y entro, no podia ser casual.

La conversación fue corta pero muy interesante. Al parecer ese hombre acudió al lugar en busca de traducción, de lo que parecía un diario que posiblemente fuera lo que ocultaba el bastón hueco. El mago tenia ganas de charlar y le conto a grandes rasgos lo que mencionaba.

Algo sobre un grupo de aventureros en busca de un magnifico tesoro de un visir muerto en el extenso Rauvin y como tras encontrarlo algo salió mal y acabaron por dispersarse. Antes de que las notas se volvieran incomprensibles se mencionaba como el que narraba la historia había dejado abandonado a su líder no lejos de Puntalhaven, dejando de lado su fe.

Aquella historia le resultaba más curiosa cada vez.
Daan
Lobo Terrible
Lobo Terrible
Mensajes: 127
Registrado: Lun Dic 10, 2018 6:54 pm

Re: Susurros lejanos.

Mensaje por Daan »

Primera Parte - El tesoro del Rauvin

Tom, maldita sea. Se llamaba Tom. Y nosotros buscando a ese “Simón”. “Sí, Simón, el curandero de Puntalhuven”, preguntábamos por Sundabar. ¡Días preguntando! Haciendo el idiota, vamos, hasta que Tom apareció muerto. Ya sabíamos que había gente dispuesta a matar por la información que tenía, pero era un fastidio no haber hablado antes con él. Aquello era una carrera, al fin y al cabo, no cabía llegar segundo y, de ser de otra forma, la verdad, no sería tan divertido.

Todo comenzó con unas cervezas. Fue J.D. el que nos puso sobre la pista, en El Descanso de los Páramos. Estábamos Cé (ese paladín estirado pero bienintencionado), Iöna y yo. De tanto quejarse por los que habían pasado preguntando por “el tesoro” y contar la misma historia, nuestro Jack de Picas nos lo acabó contando a nosotros de mala gana… y claro… a nadie le amarga un dulce.

Un tesoro exótico de un visir calishita, una maldición acompañando sus maravillas, una carrera por ser el primero en llegar, un lugar conocido como punto de partida…

Aceptamos el reto. No se puede rechazar un desafío así.

Sólo eso hizo falta para que, pocas horas después, tras un viaje relativamente accidentado en dragón, acabáramos en Puntalhuven.
Lo primero que hicimos fue meter las narices con el clásico intercambio de oro por información. Bueno, o de esmeraldas encantadas que tenían de virtud devolver la memoria a medianos espabilados. Ninguna sorpresa. Fue ahí cuando nos enteramos de que habían pasado ya hasta tres grupos de aventureros buscando a un ermitaño perdido en el Rauvin, que se supone que era el que sabía cosas del tesoro. Sin embargo, también nos interesaba saber cosas de los competidores.

Según nuestro amigo recién hecho, había barbudos, orejas picudas, pataslargas… Un grupo de mercenarios, hacía bastante tiempo, había vuelto entre maldiciones. Otra banda había pasado hacía pocos días y una tercera… con horas de diferencia, con malas maneras e intenciones de secuestro. ¡Hey! Eso era una oportunidad… (y sirvió para indignar a nuestro paladín, lo cual nunca está mal cuando no eres tú el objeto de indignación).

Así que, raudos, avanzamos por la ribera del Rauvin. Nos encontramos una cueva y a los últimos aventureros que había mencionado el mediano, que nos saludaron a flechazos. Esto suele ser siempre un mal inicio de conversación. Parecían bárbaros del Tigre Rojo, y habían dejado a otros aventureros muertos por todos lados en la entrada de una cueva. Estaba claro que aquí no se andaban con medias tintas, pero si ellos tenían chamán, nosotras a un paladín con placas.

Cuando terminamos el diálogo, quedaban ya dos grupos menos (o mermados) detrás del tesoro. Y fue así cómo, con la esperanza de triunfar donde otros habían fracasado, fuimos a por nuestro ermitaño. Acercándonos a nuestro objetivo poco a poco.

Continuará...
Daan - Perista profesional y lianta ocasional en paradero desconocido
Seda - Cúmulo de problemas con ballesta en paradero conocido
Ktran
Tejón Convocado
Tejón Convocado
Mensajes: 40
Registrado: Vie Nov 06, 2020 7:27 pm

Re: Susurros lejanos.

Mensaje por Ktran »

Ya son dos víctimas que conozco que han sucumbido a la demencia y al olvido, incluso una lo pagó con su propia vida. ¿ Tanto mueve la codicia? ¿Vale la pena este sufrimiento? Es difícil juzgar las acciones de las personas en estas situaciones que, se hacen daño a si mismo solo por riqueza.
Lo peor de todo es que Iöna está involucrada, una pobre niña no debe de verse metida en estos problemas. Y Seda con sus acciones, tal vez facilitó la muerte de Jaiden.

Todo sucedió cerca de Puntalhuven, había una pista de que un ermitaño tenía problemas con buscatesoros, tras seguir esa pista lo hallamos. Sufrimos un asalto y no nos quedó otra que defendernos.

Encontramos una cueva, y está tenía una extraña barrera (Las barreras siempre se ponen por algún motivo…), el ingenio de Seda nos ayudó a pasar, y allí estaba un pobre hombre “Ermitaño” comiendo caldo de setas que crecían en el interior de la cueva. Cueva llena de tumbas, ambas chicas tomaron del caldo yo obviamente me negué.
Imagen
El ermitaño solo divagaba, no decía nada en claro, tan solo tenía momentos de lucidez al nombrarle el nombre de un tal Jaiden, y nombrar el tesoro, recordaba el oro y la joyas…

Al rato el mismo Jaiden, se presentó buscando a su amigo, dudamos de sus intenciones, pero al igual que el ermitaño mostraba síntomas de enajenación, no recordaban bien, entre ellos se conocían, pero no nombraban otra cosa que el tesoro, pero ni su ubicación ni pistas.
Finalmente, sin mi aprobación Seda le dio setas a Jaiden para “ayudarle” a recordar… funcionó en parte, ya que según recordaba, el se encontraba peor… Y de repente, no sé si es una maldición pero no-muertos se presentaron en el lugar, el ermitaño no tuvo problemas en deshacerse de ellos, sus salmos eran poderosos pero Jaiden, se fue encontrando peor y peor, hasta que, pereció.

Al final salimos del lugar nosotros tres solos y un ser, extrañó nos advirtió de nuevo que no buscásemos el tesoro, (ya empiezo a pensar que tiene razón…) ahora vamos en busca del curandero que encontró por primera vez al ermitaño en busca de respuestas.

Yo seguiré firmemente en la búsqueda con ambas, no puedo dejarlas solas ya que, tal vez, la maldición sea cierta y el olvido sea el castigo que se impone al que osa buscar el tesoro, y quién recuerde… la muerte encuentre.
Celolawyn Minders.
Ktran
Tejón Convocado
Tejón Convocado
Mensajes: 40
Registrado: Vie Nov 06, 2020 7:27 pm

Re: Susurros lejanos.

Mensaje por Ktran »

Pero pero peeeeero que es esto… ¿Osan intentar atracarme? ¿A MI??!! A EL GRAN PACK STARROW??? Ja, mi amigo Riuk fue muy tonto en pagar a ese pequeñajo, jaja, *ríe como loco* jajajajajaja, las amenazas de ese trasgoide fueron en vano ¿Yo temer un demonio? *Miente* ¡JAMAS! Bueno bueno, pero las cosas no son tan malas. Riuk pagó y pasamos el puente del bosque sin tener que matar a ese trasgoide (aunque ahora está muerto igual…). Ahhh, pero lo mejor está ahora sí sí.

Todo el mundo sabe que las mujeres no se me resisten nunca, que son mi especialidad y debilidad, ohh Alicia cómo me cautivaste “(Como prácticamente cualquier chica de la marca…)”, si si apartándome de tu camino con esa pierna, ¡¡SII!! *grita*. No se porque se interesaba en el trasgoide de antes.. a si… mencionó un tesoro claro, bueno bueno, primero las mujeres y luego el oro, o AMBOS, ¿Por qué no?.

Riuk y yo la conducimos hacia el trasgoide, yo le sugerí a Alicia que nos perdamos ella y yo en el bosque peeeeero, se me resiste *guiña un ojo*. Y allí estaba el estafador contando sus moneditas, el muy idiota parece que olvidó donde estaba el tesoro, ¿PERO COMO ALGUIEN VA A OLVIDAR TAL COSA?? Estúpido trasgoide.
Tras la falta de información Riuk marchó, yo intenté tener otra oportunidad con Alicia pero auuuuún se me resiste, pero… cuando yo ya me iba… lo ví, lo víiiiii, la muy traicionera mató al trasgoide, seguramente para no dejar cabos sueltos oh sí, esto no me gusta, hmmm pero no peeero sigue siendo mi debilidad ohh Alicia, a ver si nos perdemos en el bosque *lanza un beso*.
Pack Starrow.
Daan
Lobo Terrible
Lobo Terrible
Mensajes: 127
Registrado: Lun Dic 10, 2018 6:54 pm

Re: Susurros lejanos.

Mensaje por Daan »

Segunda Parte - El ermitaño

El ermitaño estaba bien protegido. Al menos, antes de que nos fuéramos. Había sido una conversación… extraña. Con una interrupción… curiosa. Tuvimos que encajar nosotros las piezas del puzzle porque todos aquellos que habían estado en contacto con el tesoro habían perdido la memoria.

El ermitaño no quería recordar, y sólo le daba vueltas a su perol de setas. Su colega Jaiden, que apareció de forma oportuna y algo sospechosa, sí que quería y le ayudé un poco (haber tenido una adolescencia muy loca ayuda a saber qué droga tomar en cada momento). Creo que a Cé no le gustó eso, sobre todo cuando Jaiden murió, no sin atraer, de paso, a tres engendros fantasmales que vinieron a por el mercenario.

¡Maldito ermitaño! No se acordaba del tesoro, pero en un minuto recordó cómo meter cuatro plegarias por el culo de los bichos y los reventó antes de que parpadeáramos. Después nos invitó a setas, que aceptamos todavía un poco… anonadados.

El resultado es que Jaiden había muerto y con el clérigo (luego averiguamos que era seguidor de Torm) era mejor no tentar a La Sonriente. Sin embargo, entre fragmentos, también hallamos pistas.

Un diario con dibujos. Retazos de conversación. La seguridad de la grandeza del tesoro. Y… papeles. Papeles a los que Iöna, que es la más espabilada de todos, pudo dar sentido. Un mapa.


Y también encontramos amenazas, por supuesto. Al salir, un tipo cornudo con patas de cabra. “Lo que el bossque abraza. En el bossque sse queda. Apartaoss de esste camino” decía.

Sí, por supuesto. Para dejarte la vía libre a ti.

Al menos aquello terminó sin combate. Así que regresamos a Puntalhuven y barajamos opciones. Por un lado, encontrar la ubicación del mapa. Por otro lado, localizar al curandero que había atendido al ermitaño cuando regresó de buscar el tesoro.

Nos dijeron que se llamaba Simón. Que Beshaba se los llevara, maldita sea… ¡Simón!

Continuará...
Daan - Perista profesional y lianta ocasional en paradero desconocido
Seda - Cúmulo de problemas con ballesta en paradero conocido
Responder