Renacimiento

Foro de la Infraoscuridad

Moderadores: DMs de tramas, DMs

Responder
Adamnath
Tejón Convocado
Tejón Convocado
Mensajes: 37
Registrado: Mar Sep 22, 2020 8:45 pm

Renacimiento

Mensaje por Adamnath »


Melodía para la historia
Renacimiento
_ _ _ En una de las Celdas del Templo de Lolth, Allysaalia Xa'los ponía al día a su dalninil Sulye Xa'los respecto a acontecimientos recientes. Mientras, fuera de la misma, Un Jaluk y un Mercader discutían sobre la conveniencia de vender un producto valioso. Si bien en el interior de la Celda se amortiguaba todo sonido, desde la entrada se podía escuchar claramente, haciendo que la conversación de las Hembras fuera interrumpida. Con el fin de amonestarles, salieron ambas, aunque uno de ellos ya marchó, se encaró con el mercader. Este, termina de beber de la copa, hace una reverencia a la Novicia y se mantiene con la cabeza baja ante las dos mujeres. Con el fin de saber cuál era el motivo de tanta charla, y posiblemente interesada de lo que era "mercancía valiosa", le instó autoritariamente a hablar.

_ _ _ Custodiada por su hermana, Allysaalia escucha al mercader, que tal mercancía, es un esclavo, Hijo de Corellon. Vaya si era valiosa, quería ocultar su entusiasmo, pero se le veía claramente que estaba interesada. Un hijo maldito, al alcance de su mano, para honrar en buen sacrificio a su Diosa. Pero escarmentada desde la infancia, pidió antes ver a tal espécimen. Vivo por 500 monedas. Pensativa, tomó parte de la conversación mi dalninil.

_ _ _ ¿En qué estado está? ¿sano? ¿enfermo? preguntó ella. Físicamente perfecto, mentalmente... no lo sabía, contestó el mercader. Tenía que intervenir de nuevo, la ansiedad me pudo, no podía dejar tal ocasión de honrar a mi Diosa. Pedí de inmediato verle con mis propios ojos, quizás fue imprudente en aquel momento, pero estaba extasiada. Aunque el dinero no importaba en este caso, empecé a regatear, ya que, con dicho importe, podría hacerme con un buen esclavo para tareas de importancia.

_ _ _ Durante el recorrido por el Templo, me incliné ante las Arañas, ojos de nuestra Reina, y al salir... ya empecé a desconfiar de nuevo, comencé a sentirme molesta por ir detrás de un Jaluk (Macho), pero era una ocasión única, debía seguirle, el premio así lo merecía. Salimos de la ciudad, mi desconfianza se incrementó a niveles alarmantes, si me hacía perder el tiempo, lo haría desollar lentamente por mi hermana, que venía siempre tras mío para protegerme de todo peligro. El mercader se excusaba mientras yo me deleitaba contando la cantidad de latigazos que se llevaría sólo por hacerme perder el tiempo.
Imagen
_ _ _ Llegamos a un lugar apartado, quizás demasiado fuera, pero allí estaba el objeto de mi deseo. Un elfo... ¡salvaje!, apenas pude reprimir mis ganas de hacerme con él, lo deseaba para mí, quizás jugaría un poco con él antes, un manjar, ¡ambrosía! Pensaba en si mi Reina se molestaría si juguetease antes con su comida. Sonreí para mis adentros. No, será todo para ella y sería recompensada por ello. Pedí a mi hermana que inspeccionase la mercancía antes de comprarla, mero trámite, ya estaba decidida a hacerme con él.

_ _ _ Salvo por su discapacidad oral, que también puede ser por su orgullo herido al ser capturado, o por ser un ignorante de nuestra lengua, estaba en buen estado, incluso ante el posible peligro de que mi hermana lo hiriese, no articuló palabra alguna. Hice caso omiso a las advertencias de mi dalninil, y la insté a comenzar con la compra, seguro que me ocultaba algo, pero no podría averiguar que era, no importaba. Una rosa... hermosa y espinosa, digna de morir en honor a mi Diosa.

_ _ _ Algo le dijo mi hermana, en un idioma que desconocía, fue la única reacción del esclavo, salvo también por la insistencia en rascarse el antebrazo, no le di importancia. Tuviera lo que tuviera en la piel, no viviría mucho tiempo. No hubo regateo alguno, mi dalninil era consciente de mi interés, y no quería hacerme perder el tiempo, pagó lo estipulado. No sin antes saber, con quien trataba, le preguntó por su nombre. Con una exagerada reverencia, se presentó como "Basilisco", mi hermana me miró por si conocía dicho nombre, pero negué con la cabeza, ni siquiera pensé que fuera un Jaluk importante al ser un mercader solitario. Sólo quería a mi esclavo, sólo tenía ojos para él, y lo quería ya en el Orlenggin (Altar de sacrificio). Por lo que apremié a mi dalninil a que terminase con la compra, si no encontraba nada malo en él a simple vista. La frase mágica en todas las transacciones, fue pronunciada por Sulye.
Bien Basilisco, en nombre de la casa Xa´los, ten el pago por la mercancía.

_ _ _ Ya era mío, no mío, ¡de mi Diosa! un manjar suculento. No me importaba ya nada más. Ansiosa, pensaba en degollarlo ahí mismo. Ni siquiera seguí la conversación entre mi dalninil (hermana) y el mercader, apenas fui consciente de la marcha del mismo, ni cuando esté se despidió del mismo, con una frase al esclavo, palmoteándole el hombro del mismo a modo de despedida. Le insté a que se marchase con un gesto ausente por mi parte. Pero empecé a sospechar que fue todo muy rápido, así que me acerqué más al esclavo, sabiendo que, si fuera peligroso, me lo habría advertido mi dalninil.
¡No puede ser!

¡Algo no estaba bien!
_ _ _ Miraba a los ojos del elfo salvaje, eran de un color verde, levemente brillante. Es casi como si sus córneas fuesen líquidas y fluyeran lentamente alrededor del iris. Veía algo raro en su antebrazo, allí donde no para de rascarse. Una zona escamosa, con un pequeño reguero de sangre. El elfo empezó a andar camino a la Ciudad tirado de las cadenas por mi dalninil.
¡Parad!

El elfo paró.

¡Me has entendido!

El elfo asintió.
_ _ _ Molesta y temiendo lo peor, decidí no llevarle hasta el Templo. Honraría a Lolth aquí mismo, le urgí a Sulye a degollarlo ahí mismo, cosa que hizo al instante de acabar de emitir mi orden.

_ _ _ El cuerpo del elfo salvaje cae a plomo al suelo, su carne comienza a retorcerse y a encogerse, el cabello que pasó de un oscuro castaño a aclararse y blanquearse del todo. Al contrario que la piel, que empezó a perder la tonalidad broncínea, oscureciéndose paulatinamente hasta el mismo color del ébano, para acabar descomponiéndose especialmente donde se rascaba, en el brazo se veía una costra escamosa.

_ _ _ Al final de la transformación, de su garganta emergió un líquido verde y brillante que acabó saliendo entre sus labios, para formar un charco.

_ _ _ Musité para mí misma... Basilisco... y sonreí de medio lado, mientras las dos nos apartábamos del líquido. Cuando ya la piel comenzó a agrietarse, se desprendió algo del interior de la parte escamosa del brazo. Una frase, como si una daga invisible estuviera escribiéndola con la punta, empezó a formarse justo donde le había tocado el mercader al despedirse.
Un presente para la Qu'ellar Xa'los, de un admirador. Renacimiento. Acto I.
_ _ _ Reí divertida. "Alguien nos ha honrado con un sacrificio digno de nuestra Diosa", le dije a mi hermana al verla preocupada. De todas formas, sea cual sea el mensaje, no estaba acostumbrada a avisos por parte alguna, normalmente, se atacaba y luego se mandaba el mensaje. Esta vez, fue al revés.

_ _ _ Sulye cogió con cierto temor la joya, "Puede que nos hayamos vuelto objeto de atención de alguien muy peculiar, para bien o para mal", me contestó. "Si a alguien debemos temer, es a la Tejedora", fue mi respuesta. Una luz, se me iluminó en mi cabeza, cuando noté que me fascinación por el elfo cambió a las manos de mi dalninil. No era el elfo lo que me atraía, era "La Gema". No era una simple esmeralda, ni siquiera estaba segura que su poder pudiera provenir de un encantamiento. Es algo que nunca antes había notado ni visto. Así que, ordené a Sulye que me diera "La Gema". Guardándola con cuidado en un paño suave dentro de mi faltriquera, sintiendo su presencia igualmente, agradable... placentera...

_ _ _ Ahora era el momento de darle a Lolth lo que se merecía. Sulye troceó el cuerpo y rezó conmigo una plegaría, durante la misma, una araña descendió de la bóveda hasta donde estábamos, se acercó con su característico repiqueteo, y comenzó a devorar el cuerpo con sus sauces.
Oh, escultora de carne, que tejiste el mundo;
Que nos creaste de la más negra arcilla,
Hilando en ella una telaraña de venas y arterias,
Sentimos tu sangre.
Oh, Lolth, humildemente te alimentamos hoy,
Con una hoja afilada como tus mismas fauces,
Separamos los huesos de la carne.
Toma el alimento que consagramos por ti,
Y por este día no nos devores, permítenos vivir.

_ _ _ Apenas terminamos la plegaria, cuando apareció Da'rex... o mejor dicho... le escuchamos llegar antes de verle. Se paró en seco, se le vio nervioso, temeroso de haber interrumpido algo importante. Sulye saltó como un resorte, se encaró a él, incluso le amenazó con su arma, preguntándole si vino sólo, si alguien le siguió, todo lo ocurrido no podía transcender. Viendo que no había peligro alguno, ni espías cerca, ella se permitió relajarse. Da'rex no sabe lo afortunado que fue al presenciar, aunque fuera el final, del sacrificio. Aunque por mi mente, pasó la idea de un doble sacrificio, pero lo desecha, sabe que está saciada Mi Reina. No hay duda de que hice bien en dejarle vivir, pues debió mandarle Mi Señora, pues sólo él, sin haber pasado la impresión que pasamos nosotras, pudo ver algo entre los cristales, una especie de paquete. Las dos nos aproximamos con cautela junto a él. Ahora ya más cerca.
Imagen
_ _ _ Era un lienzo, con un fondo completamente negro, tan sólo cuatro cosas visibles, una enorme araña que devora la palabra "Nasadra". En el abdomen de la araña se puede leer "Xa'los". En la parte superior del lienzo, se puede ver una estrella verde brillante que ilumina a la araña y la palabra de la Qu'ellar Xa'los.

_ _ _ Ordené destruir y quemar el lienzo, nadie ajeno a la Qu'ellar Xa'los debía saber lo que habíamos presenciado. Un presagio, un posible aliado. Pero era consciente de los presagios de Mi Diosa y también sabía que no existían los aliados. Ni lo uno pudiera ser bueno, sin perder algo valioso, ni lo otro sería gratuita su intervención.

_ _ _ Los tres acabamos volviendo a la Ciudad, uno a sus tareas, otra a descansar, y yo a recorrer toda la Biblioteca del Templo, hasta encontrar respuestas, pero antes enviaría un mensaje a todos los integrantes de la Qu'ellar que actualmente andan activos, para informarles sobre lo ocurrido.
Agradecimientos a --Savras--
Personajes participantes:
- Allysaalia Xa'los
- Sulye Xa'los
- Da'rex
Adamnath
Tejón Convocado
Tejón Convocado
Mensajes: 37
Registrado: Mar Sep 22, 2020 8:45 pm

Re: Renacimiento

Mensaje por Adamnath »

Imagen
_ _ _ Salí para recolectar algunos hongos y musgos, me vendrían bien para preparar algún brebaje para algún momento de necesidad. Al salir de Bel'aragh me encontré con mi dalninil Ereldriia, tras ponernos al día, como suele ser habitual en nosotras, tras varios días sin vernos, volví a retomar con ella lo ocurrido con la Gema Verde.

_ _ _ La llevé hasta el lugar donde ocurrió todo. Aún quedaba el charco de sangre, apenas oculto por el polvo y tierra del lugar. La mostré donde encontramos la pintura. Saqué la gema, aún envuelta en un paño, se sigue notando como emana calidez.
¿Un aliado?

¿Un enemigo?
_ _ _ Ella piensa que piensa que alguien intenta manipularme, empujarme a enfrentarme contra una de las Qu'ellar (Casa Noble Drow), yo pienso que aún de ser cierto ello, podría aprovecharme si consigo ir por delante. Igualmente hay que ser precavidas. Por ello le entregué la gema verde, si alguien hubiera conseguido información sobre lo ocurrido, sabría que la tendría yo, e iría a por mi. En caso de conseguir llegar hasta mi, algún posible asaltando a fin de conseguir la gema, no tendría la doble satisfacción de acabar conmigo y obtener el objeto. Fracasaría. La insté, que al igual que yo andaba buscando información en la Biblioteca, ella, hiciera lo mismo. Debemos estar seguras de que es un arma a nuestro alcance, para obtener una forma de poner la balanza de poder hacia nuestro lado. Pero también podría ser una trampa mortal, que acabase con nuestra sangre. También se me pasó, que pudiera ser otra de las muchas pruebas de Lolth. En todo caso, no hay marcha atrás.
Intentaríamos sacar provecho.

Intentaríamos ir un paso por delante.

Intentariamos honrar a Lolth.


¡ ¡ NO ! !

Sacaremos provecho.

Iremos dos pasos por delante.

Honraremos a Lolth


¡ ¡ SI ! !
Personajes participantes:
- Allysaalia Xa'los
- Ereldriia Xa'los
Responder