Jean el errante

Los trovadores de la región narran la historia de sus héroes. (Historias escritas por los jugadores)

Moderadores: DMs, DMs de tramas

klotar
Tejón Convocado
Tejón Convocado
Mensajes: 16
Registrado: Jue Ago 05, 2010 5:05 pm

Jean el errante

Mensaje por klotar »

jean naciò en Arabel Cormyr, en el seno de una familia de comerciantes de caballos y bueyes. a medida que pasaban los años se hacía innegable que habrìa sido bendecido por los dioses. Fue a sus seis años, luego de la gran epidemia, que fue llevado por sus padres a un templo de la triada, para que le examinaran. Talbor, el clérigo de Torm, se hizo cargo de inmediato al confirmar que se trataba de un elegido. Sin muchas demoras empezò a asistir al templo y recibir la instrucción en la fe y los conocimientos para canalizar esa energía divina que en él se manifestaba. Allí conoció a Baedeker un niño un par de años mayor, y vecino, que estaba siendo instruido en la fe de Tyr y a Sofía que seguía los pasos de Ilmàter y vivía en el templo.
Luego de seis largos años eran amigos inseparables, una vez a la semana visitaban el hospicio en las afueras de Arabel, donde colaboraban con las hermanas y también entretenían a los huérfanos, con juegos y algunas pequeñas obras teatrales. Jean seguía de cerca los pasos de Ulrick, un huérfano, con quien sentía gran afinidad debido a su sentido de lealtad, justeza y su gran corazón. con el correr del tiempo fue desarrollando un lazo fraternal y poco a poco le fue enseñando el dogma de Torm
ya con sus doce cumplidos por fin empezaba el entrenamiento en armas en los cuarteles de los Caballeros de la Orden del Dragón Púrpura. menos diversión, más quehaceres, pero con la convicción y el entusiasmo de querer hacerlo. Así aprendió el manejo de la espada, alabarda, lanza, maza y escudo, y todo lo básico sobre combate montado. se escurren cuatro años tranquilos, entre quehaceres en el negocio familiar, las tardes del templo y el entrenamiento en la guarnición de los Caballeros del Dragón Púrpura. La amistad con Baedeker y Sofía se fortaleció al punto de entenderse con una simple mirada, incluso en los entrenamientos y en las patrullas con los soldados, bastaba una mirada o un gesto para que los tres hicieran movimientos coordinados. Cada uno complementa al otro y entre los tres formaban un triángulo cambiante que en más de una ocasión mantuvo ilesos a sus compañeros de patrulla. El siguiente año fue lleno de júbilo y satisfacción, Baedeker y Sofía formalizaron su amor, Sofía se muda del templo y vive junto a Baedeker. jean estrecha lazos con Ulrick, a quien ahora le enseña el manejo defensivo de armas de hoja corta, y de quien pretende, cuando tenga su lugar propio y edad, ser tutor y sacarle del orfanato. Jean consigue un pequeño predio cerca con mucha ayuda de sus padres, su sueño está más cerca… meses después de que Sofía se mude, anuncian que esperan un hijo, en el templo hay jolgorio. es el año más feliz de Jean. Al comienzo del nuevo año nace Jamie, un varoncito muy saludable orgullo de Sofía y Baedeker. jean ahora se siente tío (aunque no lo sea) y padrino, con tan solo una mirada de Sofía y un guiño insinuador de Baedeker. Han pasado 8 meses en que la joven triada (como les decían en el hospicio) están separados. Baedeker y Jean son asignados a una misión de varios días, combinan fuerzas para mantener protegidos a sus compañeros de patrulla, Sofía y el pequeño Jamie emprenden viaje a suzail. Un numeroso grupo de bandidos asalta la caravana con resultados desastrosos, Sofía es alcanzada por varias flechas durante el ataque, muere incapaz de salvar a su pequeño de las llamas que envuelven su carreta. La noticia golpea duro a Aranel.. más de cincuenta almas se pierden en el ataque. Desesperado Baedeker implora los favores divinos al templo, jaimie ya no tiene cuerpo al cual regresar, Sofía no regresa, pese a los intentos del sacerdote de tyr, Baedequer devastado se aísla y no recibe siquiera la visa de Jean. Pasan los días y persiste la negativa de recibirle. Las malas noticias no se hacen esperar mucho, entre gritos de auxilio y alarmas de fuego, viene un par de hermanas del hospicio. todos acuden a prestar ayuda, alguien da el aviso “baedeker enloqueció” “baedeker esta prendiendo fuego todo” Entre la confusión y el caos organizan la evacuación de los niños, un grupo rezagado es ayudado por el pequeño Ulrick quien se topa en el camino a Baedeker y sin dudarlo trata de detenerlo. Poco le cuesta dejarle agonizando de un espadazo, Baedeker escapa mientras parte del hospicio se derrumba sobre él. El saldo fueron cuatro niños malheridos, una hermana muerta , Ulrick y Baedeker desaparecidos. dos días después recuperan el cuerpo de Ulrick y la vida de Jean se cae en picada.. sueños rotos que nunca pudo alcanzar… la mirada fría parece haber olvidado la calidez que irradiaba, su sonrisa alegre, ahora apenas una mueca inexpresiva. Angustia y depresión son sus aliadas, apadrinadas por la frustración de no haber evitado nada. Días grises de autocompasión le acompañaron aquella fatídica semana. Una mañana el carisma maternal le golpeó directo a la cara, tres cachetazos de su madre lo despertaron mientras le recriminaba “ ¿vas a seguir lamentándote toda tu vida, o acaso vas a hacer algo por esa pobre gente? deja de lamentar tanto los problemas y empieza a ocuparte de ellos! ¿no te parece?”Jean tardó pocos segundos en cambiar la tristeza por determinación, que se le escapaba chispeante por los ojos, abrazó a su madre y le agradeció. Partió rumbo al templo donde pidió de favor su armadura, escudo y espada, con la promesa de devolverlas al regresar con Baedeker, para ser juzgado ante la justicia. Regresó a la casa y organizó su morral, una manta gruesa y un frasco lleno de galletas de su madre, con ese aroma tan particular que siempre le harían regresar allí sin importar cuan lejos esté. abrazó a sus padres largos minutos, sabía que podía pasar mucho antes de sentirlos nuevamente, y al fin partió con la vista al frente pensando ya en su siguiente parada.. los puertos de suzail
Jean De Meatz ( paladin )
Ethan Arandir ( guerrero MW buenudo)
Responder