Servidor es Yonomen

Los trovadores de la región narran la historia de sus héroes. (Historias escritas por los jugadores)

Moderadores: DMs, DMs de tramas

Avatar de Usuario
TanisHAnderson
Mas pesado que Rusillo con los Tejones.
Mensajes: 1276
Registrado: Mar Mar 06, 2007 6:00 am
Ubicación: alli... a la izquierda segun vas a la derecha y retrocediendo todo de frente... es decir... AQUI

Servidor es Yonomen

Mensaje por TanisHAnderson »

El rítmico golpeteo se había convertido en algo ya casi habitual la mayoría de las noches.
Ese mediano había llegado por primera vez en mitad de la noche, con una de las típicas peleas en pleno auge que solían acabar montándose en el local de Vandar.
Con los pulgares enganchados en el raído chaqué negro, se quedó en la puerta mirando a través de las lentes y con una sonrisa de aprobación en el rostro.
Vandar trataba de imponer orden a golpe de clava cuando vio al mediano escurrirse entre los que peleaban, acercarse a una mesa vacía en el fondo y recolocar una silla caída para sentarse en ella.
Minutos después, con los ánimos de la pelea calmados, algunos borrachos por el suelo y otros simplemente inconscientes, el mediano llamó a la semiorca.
- matraes una cerveza?
La semiorca colocó la clava apoyada sobre el hombro mientras extendía la otra mano hacia el mediano con la palma hacia arriba.
- Una moneda.
El mediano asintió y echó mano a un saquillo que pendía en el cinto, lo abrió y lo puso boca abajo sacudiéndolo… sin ningún resultado.
Vandar gruñó y retiró la mano.
- Sin oro, no cerveza.
- Aro, el oro fluye. Perate. – El mediano ojeó a su alrededor hasta que vio una diana de dardos. Tras eso, buscó entre los más sobrios.
Al fondo, riendo a carcajadas y pertrechado con armadura y espada en la vaina se encontraba un aventurero, seguramente.
- ¡Eh, pataslargas! – Yonomen se puso sobre la mesa moviendo ambos brazos.
- ¿Es a mí? ¿Qué quieres, canijo?
- Pos veras, sa te ve experimentao. ¿tace una partida? – dijo señalando la diana.
El aventurero rió.
- Te pasa algo en la maldita boca?
- Lu qué?
- 10 monedas si gano, canijo.
- Major 5.
- 20 monedas. – Sonrió el aventurero.
- Sea, el oro fluye padentro y pafuera.

Vandar observaba con el ceño fruncido. Si el mediano no tenía para una cerveza menos para pagar la apuesta de ese matón.
Dejando la cerveza sobre la mesa, el aventurero cogió los tres dardos.
Uno a uno fueron lanzados y en parte jaleados por los que aún se mantenían en pie en el local.
No fueron malos lanzamientos. Casi todos cerca del centro o bien ubicados.
- Prepara tu oro, canijo.

Yonomen se limpió las lentes, se subió a la mesa, bastante más lejos de la línea sucia y mal marcada en el suelo.
- Aro, el oro fluye. – dijo con una sonrisa mientras cogía tres cuchillos del interior del chaqué.
El primero dio en el centro. El segundo en el centro, al lado del primero. El tercero se clavó en el mango del primero.
El silencio fue total por unos segundos en el local.
- Tramposo! – gritó el aventurero desenvainando.
- Nah! To e cuestión de mirar y lanzar. – dijo mientras sacaba un cuchillo de la cintura. - Ora.. El oro fluya.
Vandar gruñó y golpeó suavemente el hombro con la clava mirando al aventurero.
Este envainó, malhumorado dejó caer una bolsa sobre la mesa y se dirigió a la puerta del local.
Yonomen cogió la bolsa , la sopesó y la guardó.
- El oro fluye, ya sasabe.
- Cerveza – dijo Vandar mientras extendía la mano nuevamente.
- nah! – dijo cogiendo la que el aventurero había dejado olvidada.- Toy servio de momento.
Vandar rió y se volvió a la barra.

Desde aquella noche, siempre que el mediano aparecía, se sentaba en la misma mesa y rítmicamente se escuchaba el ruido de los cuchillos contra la diana…
Quarrel Alaounthus
Vildiara Selh,
Hazzim Abdiliare ;
Phineas Deepforest;
Elsara Fieldwhite
RellSham :mago:
Krugall Quiebratempanos
Reinhard Kane
Val Heleanor
Responder