Meralibesta

Los trovadores de la región narran la historia de sus héroes. (Historias escritas por los jugadores)

Moderadores: DMs, DMs de tramas

Avatar de Usuario
Rodenet
Tejón Convocado
Tejón Convocado
Mensajes: 23
Registrado: Lun Jul 09, 2018 7:52 pm

Meralibesta

Mensaje por Rodenet »

Rosaline se paso la mano por la cara, suspirando, mientras contemplaba a su hija llorando, cubierta de tierra y sangrando por la nariz.
-¿Pero es que no te das cuenta que son más que tú? Si te pegas con uno, te van a zurrar todos en pandilla como los mierdecillas que son. Tienes que ser más lista, puñetas.
No hacía falta que preguntara que ha pasado. Habían vuelto a hacer chistes con su nombre. Si había algo que odiase Meralibesta era que hiciesen cualquier cosa con su nombre, acortarlo, modificarlo con burlas... Mira que le había puesto un nombre raro, pero a la pequeña le encantaba, cosa que no entendía porque cualquier niño habría odiado que le pusiesen un nombre raro producto de una borrachera.

Aún así, no iba a tolerar que esos canijos hijos de mil padres insultasen y zurrasen a su hija y se fuesen de rositas. Así que se llevo a Meralibesta y le enseñó la primera lección.
-Mira que bien se lo pasan tras humillarte. Si fueses ahora a por ellos de cara, te volverían a zurrar. Por eso tienes que actuar desde las sombras, hija. Con esto servirá.
Y tras conjurar, madre e hija contemplaron como el grupo de críos pasó de jugar a darse mamporros entre ellos y tirarse piedras mientras ambas se reían.
-Ay, siempre me ha encantado ese conjuro.-Se secó unas cuantas lágrimas de la risa.- ¿Ves? No hace falta hacerles daño y exponerte a que te lo hagan si puedes hacer que se lo hagan ellos mismos sin que sospechen de ti.

Meralibesta siempre envidió la facilidad que tenía su madre para la magia, propia de los innatos, facilidad que su hermano pequeño había heredado, mientras ella que había salido a su padre. Pero tras esa lección, imperó un deseo de poder hacer las mismas cosas y defenderse sin que la pegasen, así que comenzó a estudiar por su cuenta.

Era injusto. Meralibesta no quería levantarse, quería dormir más. Pero había que aprovechar que las voces discutiendo de su madre y su hermano la despertaron.
Llevaba ya mucho tiempo con sus estudios, y había aprendido algún conjuro, pero aún así su progreso era lento, y eso la irritaba, teniendo en cuenta las constantes burlas de su hermano.

Una de esas noches de estudio, despues de las burlas de su hermano, Rosaline fue a hablar.
-Veo que vas mejorando, despacio, pero mejoras. Pronto serás mejor que el zoquete de tu hermano, muchas burlas pero desaprovecha totalmente sus dones. Voy a enseñarte otra vía. Pero tendrás que dejarte de tonterías y entregarte por completo a la dama, y aún así ella no da sin recibir nada a cambio. Y sobre todo, tendrás que tener cuidado y no compartir el secreto.

Y así, con los secretos y la enseñanza de su madre, pronto superó a su hermano quien no parecía llevarlo muy bien y empezó a gastar "bromas" a al gente y culpar a su hermana.
-Hija, será mejor que te marches una temporada, así aprenderás más y mientras hago que el cabeza hueca de tu hermano dejé de meternos en problemas y extender mentiras que no nos convienen, porque parece que el muy inútil no tiene ni idea de lo que hay en juego... Ten te he hecho un vestido para el viaje
Meralibesta se quedó un rato mirando sin demasiada ilusión ese vestido multicolor.
-¿No se supone que debía ser discreta y no llamar la atención? Solo me faltaría llevar un cartel encima...
-Llamarás la atención, pero la desviarás de lo que no se debe ver. La gente se fijará en tu ropa, y no en lo que hagas. Te ocultarás a simple vista. Siempre que sepas qué debes y qué no debes contar... Recuerda, no compartas secretos, y consigue todos los que puedas de la gente, eso tiene más valor que el oro. Y querida, aunque hayas sido besada por la dama y aunque nos duela a ambas, deberías teñirte el pelo, así pegará más con tu apariencia.-Ante la mirada atónita de su hija añadió- Pinta el mundo de color, ya habrá tiempo del negro cuando la dama lo cubra todo de sombras.
Responder