Ritos Funerarios

El Diario de Volo a disposición del que quiera conocer el mundo. (Información sobre D&D y Faerûn)

Moderadores: DMs, DMs de tramas

Yuki_Onna

Ritos Funerarios

Mensaje por Yuki_Onna »

Algunos ritos según las deidades de Faerún. Faltan muchos aún; según vaya recopilando más, los iré añadiendo.


Chauntea:

No usan criptas. Los cuerpos no son quemados, más bien son enterrados en campos en barbecho, con el fin de enriquecer la tierra (algunos tratan los cuerpos de solo sus fieles, y con sus clérigos, sus calaveras los sitios donde son enterrados son marcados y sus calaveras recuperados para veneración, otros templos no lo hacen), esos campos dejados en barbecho lo están al menos hasta la misma temporada de recolección en la que tuvo lugar el entierro, y de forma recomendada tres temporadas; en las ciudades, los muertos son llevados al campo; las zonas donde no se puede prescindir de los campos, los entierros son llevados a cabo en huertos, forestas o bosques.


Helm:

Embalsamados, enterrados por completo, sellados (con brea y otras sustancias) en cajas de piedra, enterrados con armas y símbolos sagrados para prevenir que se conviertan en no muertos, pero para preservarlos en cada de que sean requeridos como “Guardianes” si un clérigo de Helm necesita animarlos para “sagrados propósitos” (esto casi nunca ocurre, dado que la animación es mal vista, pero sería llevado a cabo para crear defensores del templo si un gobernante loco o con un estado de anarquía o con la llegada de una horda orca).


Kelemvor:

No usan criptas, pero enterramientos subterráneos, en simples mezquitas o sudarios de ”ropa encontrada” (ropa usada, como la túnica del muerto, la capa y pantalones cosidos juntos) de los fieles (con símbolos sagrados para prevenir que se alcen como no muertos) y de todos los “muertos comunes” que no son llevados a otras fes, o rechazadas por ellas. Si una enfermedad, podredumbre de momia, o si existe cualquier peligro para los vivos, los cuerpos son quemados en una pira rápidamente. Se intenta mantener a los “muertos muertos” y volver sus cuerpos a la tierra para el “Ciclo incesante”.


Lathander:

No usan criptas. En ritual solemne en el templo, con los seres queridos presentes si quieren, los cuerpos son transformados en una sustancia orgánica de forma aleatoria (ritual de Voluntad de Lathander parecido a los efectos “salvajes” de la varita de maravillas), para uso (como componentes o material para edificios bastos o cualquier otro) en un “nuevo inicio”.


Laira:

No usan criptas. El hechizo Danza de la muerte es lanzado en un sitio consagrado (normalmente oculto a la gente y en las zonas profundas del templo o en las bodegas de un templo urbano), que anima los cuerpos para baila de forma incesante hasta que se colapsan, las diferentes piezas se continúan moviendo hasta que lo que las une falla y son dejadas hasta pudrirse en el sitio; varios cuerpos pueden estar bailando al mismo tiempo en el mismo sitio; los restos descompuestos son quemados por los clérigos mientras participan en determinados festivales (en la mayoría de los más importantes a lo largo del año).


Oghma:

La ceremonia para los que no son suele constar de dos partes, la primera es un entierro austero. La segunda parte suele tener lugar al cabo de una dekhana y en ella los clérigos velan el cadáver del difunto leyendo su vida de forma ininterrumpida durante un día entero. La dekhana se considera el tiempo necesario para poder registrar la vida del muerto con precisión y objetividad y la recitación de su vida suele ser considerada una forma de dar a conocer la vida y los avatares del difunto.


Selune:

No usan criptas ni embalsaman a los muertos. Desnudos en un “entierro del cielo” (en una plataforma alta) si están lejos del mar, de otro modo desnudos en una barca y lanzados al mar (son lanzados al mar cuando lejos de la tierra, cuando esta aparece en los límites del horizonte) a la noche, para “viajar con el apoyo de la Dama”.


Shar:

La fe de Shar suele mantener un gran secretismo entorno a sus fieles y clérigos. En ambos casos los fieles son enterrados siempre en el anonimato, incluso muchas veces se deja que sean enterrados y después sus cuerpos son robados. En ambos casos, los clérigos de Shar suelen difundir mentiras e ir paulatinamente borrando información sobre los miembros, así, se intenta borrar su nombre de cualquier registro oficial o simplemente modificarlos.


Sharess:

No usan criptas ni embalsaman a los muertos. Los clérigos abrazan la muerte en su “última intimidad” (que no tiene porqué ser más que un simple beso mientras los clérigos vivos sujetan al cuerpo) y los cuerpos son animados en un conjuro de Baile de Fuego, para que retocen en el aire por encima de la pira, que luego es alzada para que sea consumida por ellos (así pues danzan hasta que se convierten en ceniza, “danzando en el aire” no importa cuando hayan consumido, en lugar de caerse como permite un conjuro de Danza de la muerte).


Tempus:

Embalsamando, con sangre y fluídos del cuerpo (extraídos por medio de un conjuro) convertidos en aceite para armadura llevada por otro a la batalla; los cuerpos preparados son llevado a criptas compartidas en una “cama de espadas” (espadas planas entre los clérigos en ambos lados el cuerpo para formar un entramado horizontal), y son puesto en nichos de piedra, agarrando armas (sus propias, siempre que sea posible) si el cuerpo esta suficientemente intacto para poder sostenerlas, y con una lápida de piedra con su nombre, fecha de la muerte, y hazañas escritas de forma abreviada (Murtar, murió en 1273 CV. Guerrero de habilidad, lucho en Eskryn, 1211; Llamada del Cuerno, 1214; Puente de Mornar, 1216; la mayor parte de su servicio fue guardando Secomber; cayó luchando bravamente contra los orcos); los cuerpos fragmentados son puestos con tabletas y trozos de armas y reliquias (trozos de yelmos o armaduras); las criptas suelen guardar cientos, y son guardadas por clérigos armados día y noche para “honrar a los Valientes Caídos”.


Tymora:

Criptas para algunos, embalsamar a otros, resurrecciones para otros más, incineración para otros, y abandonar a otros: “La última apuesta” es un ritual que requiere un dado (lanzado por seres queridos si quieren tomar parte o si no por los clérigos de Tymora) que determina que tipo de destino aguarda al fallecido; de la lista anterior “criptas” significa preservación por medios mágicos y encerrando el cuero en lujosas pero pequeñas criptas (como camas cenotafios de madera); embalsamar significa que el cuerpo es preservado por medios físicos más que mágicos, y puesto de forma cuidadosa en una cripta compartida; la resurrección significa que los clérigos (de forma gratuita) usan toda la magia que pueden juntar para restaurar la vida al cadáver, sin obligación de ningún tipo hacia la iglesia de Tymora; la cremación significa quemar el cuerpo en una pira compartida; y “lanzando y pudriéndose” significa que el cuerpo es cortado y repartido en osarios hasta que se pudren, y después esparcidos por los campos.



Fuente: La Encrucijada.
Responder